Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 39

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/choapa12/public_html/files/maincore.php:35) in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 186
NUEVO DIARIO DIGITAL DEL CHOAPA - Noticias: COMO SI FUERA POCO... BAILANDO SOBRE LA MESA?
Diciembre 10 2018 10:05:52
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
COMO SI FUERA POCO... BAILANDO SOBRE LA MESA?
columna de Andre JouffeBAILANDO CON SEBASTIÁN

Protagonistas: Cecilia Morel, Sebastián Piñera y elenco.

¿Se imaginan a Sebastián Piñera y Cecilia Morel bailando sobre una mesa?
Pues ocurrió.
Una tarde de verano parisino, 1999, en la rue Bonaparte en el Barrio Latino, divisamos con sorpresa, como caminan por casualidad en nuestra dirección Sebastián Piñera, Cecilia Morel su gran amigo de siempre, Pedro Pablo Díaz y su señora. Ambos varones en short, la súper pinta personificada.

De parte nuestra, el arquitecto Borja Huidobro su esposa, Michelle Duhart, Odette Duhau mi wife de entonces y yo.
Saludos, abrazos, y Piñera que no pierde segundo, acota: “Te están linchando, estoy consciente de lo que se sufre y como te cuelgan cosas (evocaba al episodio con Evelyn Matthei y la intervención telefónica de la cual fue objeto y que provocó un escandaloso desenlace político que dejó más mal que bien a la protagonista)”.
Con el “te están linchando” aludía al festín que sobre mi persona se daba cierta prensa basándose en un presunto plagio a dos alumnas de periodismo, cuya tesis versaba sobre un tema similar encargado por Editorial Planeta, las Primeras Damas.
Piñera me ofrece apoyo y luego insinúa que salgamos esa noche a un lugar simpático, fuera de lo convencional.
De esta manera, a las ocho y media lo pasamos a buscar a un hotel, nada de cinco estrellas, muy parisino, y partimos hacia el Trois Mailletz, de la rue Saint Jacques. Este lugar pertenecía a Jacques Boni, nacido en San Felipe de padre francés que durante su asignación militar en nuestro país, se enamora de una chilena. El pololeo culmina en matrimonio y todos retornan al Paris, retoño incluido.
Es un restaurante disco-cabaret.
En el primer piso, funciona el sector gastronómico, en el subsuelo un cabaret. La gente en sillas viena frente a mesas de madera, presencia el show. Entre un espectáculo y otro, ninguno dura más de una hora, el público sube a las mesas usando las sillas como peldaño. La no tan improvisada pista, es la unión de las mesas por cadenas para evitar su separación, y todos bailan a su antojo y capricho sin riesgo de caída.
Piñera, muy diferente al que se conoce en sus intervenciones públicas, acompañaba al canto a los artistas, junto a nosotros en sus intervenciones. Es otra persona, atenta a lo que uno le dice, sin dar la impresión de que mira pensando en algo diferente. La conversación fluida, echa la talla, no se pica y participa en todo.
Luego de cansarnos, pasamos a cenar. El tiempo transcurre en forma entretenida; en un momento dado me pongo de pie, busco a Boni y cancelo la cuenta.
Cuando Piñera la pide, se encuentra con hechos consumados. “No era necesario”, comenta. Odette en casa me tira la foca como se dice en buen chileno: “Cómo se te ocurre pagarle la cuenta a un millonario”.
Bueno, fue instintivo y por lo demás estaban todos muy simpáticos.
En lo personal, mi conciencia andaba algo movida. La primera vez cuando entrevisté a Sebastián y Cecilia en Los Dominicos en una casa relativamente sencilla fue a fines de los ochenta, eso anduvo bien. Años después viajé hasta su casa en Caburgua, instancia inducida por Ignacio Pérez Walker a quien entrevistaba para Cosas y veraneaba donde los Piñera Morel.
Almorzamos una deliciosa tallarinada en un ambiente festivo, muy estival por cierto, con un tiempo magnífico
Con Piñera nos reunimos en su dormitorio, sentados en el borde de su cama en el segundo piso porque abajo había mucho bullicio de familias completas con niños.
Cecilia y Sebastián fueron muy amables conmigo pero deslicé un comentario en un libro que no viene al caso. Piñera que aun cuando muchos creen en una distracción constante, tiene buena memoria. Al encontrarnos en la recepción del ahora inexistente Hotel Pedro de Valdivia, junto al Calle Calle, mientras cubría una gira electoral de Frei Ruiz Tagle. “Es peligroso abrirle las puertas de casa a usted André”, se limitó a decir.
Esa noche, lee menciono a Cecilia mi malestar por el comentario que hice alusivo a Caburgua pero muy amable me señala que me lo saque de la mente, que su marido no es rencoroso en este tipo de situaciones. Al despedirnos en Paris, Sebastián me advierte.
“A tu retorno puede ser que tengas dificultades en encontrar trabajo, especialmente después de esta campaña”. ´ Ésta incluía titulares en La Tercera y La Segunda y en el “Dicen qué” de El Mercurio, apostaban a que tenía los días contados en Francia. Nada de eso ocurrió ni vale la pena mencionar las consecuencias, nada terribles, pero que constituyeron una pulga desagradable en el oído. De las dos demandantes nunca más se supo, sólo que una de las ahora señoras, manejaba un Mercedes color rosado, obsequio de su padre dirigente del gremio de microbuses y propietario de una flota y financista de la DC.
“Entonces llámame y veré en qué puedo ayudarte”, señaló a guisa de despedida.
Previamente me ofreció una página en El Mercurio para que hiciera mis descargos, pues Piñera estaba realmente molesto con el acoso, pero lo deseché partiendo de la base en la forma como iba a justificar de dónde provenía el dinero para financiar un espacio tan lejos del alcance de un agregado de prensa.
Al retornar al país, ingreso al UNIACC pero no me siento cómodo en el cargo. Llamo a Sebastián Piñera, luego de pasar por Sarita su secretaria privada de entonces, se pone al teléfono.
Mi proyecto: pedirle trabajo en la agencia de Lan en Frankfurt ya que domino el alemán, el inglés y curiosamente, escribo mejor de lo que hablo, el francés. En vez de decírselo derechamente, lo hice balbuceando para dar a entender que me empleara en lo que fuera posible, quizás ni mencioné Alemania. Piñera tajante pero amable me responde: “Mira André, cando sepas lo que deseas hacer, me vuelves a llamar”.
Naturalmente lo intenté una sola otra vez sin lograr el objetivo: Sebastián.
A mis alumnos desde entonces, no importa que asignatura les cursara; “Escúchenme. Cuando busquen trabajo, le plantean directamente al interlocutor lo que desean hacer y ganar”. En mi caso, al contarles mi experiencia con el empresario y político, les comento: “Si le hubiese dicho: “Quiero que me emplees en Lan en Frankfurt, hablo alemán, y creo que con siete mil dólares estaría bien”.
La respuesta factible con varias opciones hubiese sido según la lógica: “Lo estudiaré o buscaré quizá una alternativa o es probable que te use por los idiomas en otra área.” Y en cuanto a la remuneración, lo peor que podría haber rebatido es: “baja la puntería”. Pero todo lo hice mal desde un comienzo.
Pero lo comido y lo bailado con los Piñera Morel en París, no lo remueve nadie de la memoria.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.
Tiempo de generación: 0.03 segundos 3,237,758 Visitas únicas