Julio 18 2018 11:09:49
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
CONMEMORAN BATALLA DEL CERRO GRANDE
Sociedad patrimonial Pedro Pablo Muñoz GodoySE CONMEMORA BATALLA DE CERRO GRANDE

Conmovedor documento histórico
ARENGA DEL GENERAL PEDRO LEÓN GALLO ANTE LA BATALLA DE CERRO GRANDE


La Revolución Constituyente de 1859 terminó para siempre en Chile, la Nación de una sola mirada; nació la visión de otra forma de organizarse y de organizar el Estado.

La Sociedad Patrimonial Pedro Pablo Muñoz Godoy, conmemora los 158 años de la batalla de Cerro Grande, para la cual tiene un programa que contempla una romería al Cementerio Municipal, donde se encuentran sepultados algunos próceres de esta revolución; y, entre ellos: los hermanos Muñoz Godoy y Antonio Alfonso.


También, un “responso por los caídos” en el campo de batalla de Los Loros, donde murieron un sinnúmero de soldados como Víctor Torreblanca y el comandante de la “Legión Huasquina”: José Antonio Peña. Además, el lanzamiento del libro denominado: “Liceo Bicentenario Gregorio Cordovez, 1821—1900” de Abraham Vera Yanattiz, donde se relatan hechos relacionados con esta epopeya y con muchos de sus participantes; a realizarse el viernes 27 de abril a las 19:00 horas, en el Museo Histórico Gabriel González Videla. Está previsto que asistan representantes de las comunas de Tierra Amarilla, Caldera, Vallenar y Ovalle.

El “Liceo Bicentenario Gregorio Cordovez 1821-1900” es una obra fundamental para comprender el sigo XIX, en la región de Coquimbo, ya que este segundo Liceo y primera Escuela de Minas de Chile y dependía del Gobierno central, luego del gobierno Regional y del Cabildo de La Serena. El Siglo XIX en la Región de Coquimbo es fundamental, para comprender mejor lo que pasaba en América Latina.

Se pasa revista en este libro a la Revolución de 1851, 1859 y 1891. Muchos de estos ilustres personajes del Liceo incidieron en el Alma Nacional; y, hoy, muchas de las calles principales de las ciudades del Norte Chico llevan sus nombres: Carlos Lambert, Ignacio Domeyko, José Joaquín Vallejo, Juan Nicolás Álvarez, Domingo Cortés, Néstor Rojas, Juan de Dios Peni, Antonio Alfonso, Buenaventura Osorio, Bernardo Ossandón, Adolfo Formas, Eliseo Peña, Jacinto Chacón, Manuel Concha, José Francisco Varela, Pedro José Gorroño, Andrés Bello, Manuel Montt, Tomás Zenteno, Domingo Amunátegui Solar, Antonio Varas, Domingo Faustino Sarmiento, Teodosio Cuadros, Manuel Salustio Fernández, José de Piñera, Pedro Cantournet, Vicente Zorrilla, José Antonio Subercasseaux, etc.


“La batalla de Cerro Grande sucedió el 29 DE ABRIL DE 1859.
Por el Sureste de La Serena, en torno al Cerro Grande, formó el Ejército Constituyente. De izquierda a derecha, en las murallas de las tierras de Aguirre, el Regimiento N°1 de Copiapó, Los Zuavos de Chañarcillo, La Legión Huasquina, el Segundo de Línea de Copiapó, Los Cívicos de Copiapó y el Primero de Coquimbo. Al frente, formaba el ejército de Gobierno: mucho más numeroso y con mejores armas. Pedro Pablo Muñoz ocupaba Ovalle y Balbino Comella ocupaba Illapel.

Ese memorable día, al amanecer del 29 de abril de 1859, el Ejército Constituyente, —encabezado por Pedro León Gallo, Ramón Arancibia y el Comandante del Coquimbo, Ignacio Alfonso— atacó al ejército del Gobierno, cortando a esas tropas en dos y tomando algunos prisioneros. Recién a las 7 ½ de la mañana pudo el General, Juan Vidaurre recomponer sus fuerzas. Parecía que la batalla se ganaba.

Fue nuestro Waterloo. En el entusiasmo de ganar se les cedió los faldeos de Cerro Grande a las tropas de Gobierno. Pareciera ser que las ventajas de tan afiatada revolución llevaron a la confianza destructiva. Más que perder; no se supo ganar. Así, como la cultura de las batallas fue esencial en los triunfos de Alejandro, pareciera que el Estado Mayor revolucionario no conocía Waterloo.

Tampoco se pensó en el factor de la traición, que siempre ha estado presente en la historia de Atacama hasta el día de hoy. Siempre el traidor aparece desde mismo intestino, como ayer y como hoy. Como en Cerro Grande, al traidor lo condena el pasado. Quiero decir, que, si el traidor perteneció dedicadamente a un sector, tiende éste a regresar a esa trinchera. Pasa, por ejemplo, con los que estuvieron a favor o en contra del Gobierno de Allende. No podemos culpar sólo a la traición de la derrota de Cerro Grande. Pero, claro, la batalla tuvo un solo y fatal pestañeo de parte del Ejército Constituyente, y eso fue cuando fallaron las armas. Esto lo reconoce, el General de División e Inspector General del Ejército de Chile, Don Francisco Javier Díaz (La Guerra Civil de 1859, Relación Histórica Militar; Imprenta de la Fuerza Aérea de Chile, 1947, Stgo. de Chile.).

La Batalla de Cerro Grande tuvo dos factores más que fueron gravitantes y están relacionados con el armamento. La calidad de las armas del Gobierno era muy superior. El ingenio de Anselmo Carabantes fue notable en la construcción de las armas Constituyentes; pero, también, eran, en cierta forma, armas artesanales, que rápidamente fueron quedando inútiles en la contienda.

Otro factor, fue la actitud de Pedro León Gallo de no repetir el ataque con corvos de la Quebrada de Los Loros. Los corvos permanecieron quietos, y cuando Ramón Arancibia, por cuenta suya, cargó con un puñado de atacameños, ya era demasiado tarde.

Al grito de “Viva la Constituyente”, cayó con múltiples heridas de bala y sable, el Jefe del Estado Mayor del Ejército Constituyente, el poeta Ramón Arancibia. Con un grupo de soldados atacameños atacó temerariamente cuando la derrota asomaba. Se peleaba cuerpo a cuerpo entre los faldeos del Cerro Grande y las haciendas y murallones del sector. A lo lejos, se asomaba la Portada de La Serena. Ese puñado de atacameños con corvo en mano se batieron a muerte, como había sido fundamental y dramático en el triunfo en la Quebrada de Los Loros, pero ésta vez ya era muy tarde. El General, Pedro León Gallo no había querido que sus tropas lucharan corvo en mano porque significaba muchas bajas.

Esto decidió la batalla de Cerro Grande, y no sólo por la evidente traición, tanto en la pólvora falsa en las armas como por los santiaguinos que no se plegaron a la revolución. Ramón Arancibia comprendió que con un acto de arrojo podía cambiar el destino de la batalla y de la revolución; pero, ya era demasiado tarde, y murió con los versos de “La Constituyente” en sus labios. Era media mañana del 29 de abril de 1859.

La actitud de Pedro León Gallo de evitar muertes se sostuvo hasta el final de la Guerra. Por lo mismo, cuando una parte del Ejército Constituyente sobreviviente, atrincherado adentro de la ciudad de La Serena, encabezado por Elías Marconi, le propuso volver a la carga, Pedro León Gallo se negó rotundamente e, incluso, su actitud frente a la capitulación fue coherente; a pesar que parte del ejército se mantenía intacto en Atacama. Pedro León Gallo siempre fue valiente y mesurado.

Tal vez, también gravitó en él, la negación de plegarse de los revolucionarios capitalinos.
Durante 5 horas de combate, el Ejército Constituyente mantuvo fuerte ventaja. Las tropas de Gobierno no tenían capacidad de movimiento y eran envueltos por los revolucionarios. Así, se mantuvo el combate, con notoria ventaja para los revolucionarios. Los distintos asaltos, tantos del Buin como del Séptimo de Línea fueron rechazados. Varias veces el ejército de Gobierno estuvo a punto del desbande. Sólo que, en algún momento, Vidaurre vio que el centro revolucionario se debilitaba por la falta de fuego, y aprovechó, en pocos minutos, de fusilar la oficialidad revolucionaria. Allí, cayeron los oficiales constituyentes: Manuel María Aldunate, Samuel Claro, Guillermo Parker y varios más. Quirico Romero, uno de los más cercano a Gallo cayó fusilado de pie.

Tal vez, como Napoleón, el General Gallo, confió que la batalla de todas maneras se iba a ganar, y que no le era necesario usar el corvo. La ventaja que mantuvo durante toda la batalla, la perdió en un pequeño momento. Ahí, Vidaurre se alzó con el triunfo, si no la historia de Atacama indudablemente sería otra.

A pesar de la derrota, se quebró para siempre en Chile, la Nación de una sola mirada; nació la visión de otra forma de organizarse y de organizar el Estado.

A partir de esta revolución, el norte atacameño se reconoce a sí mismo, con características propias; toma una primera conciencia de su distinción en el mundo. Y el sueño más grande soñado por Atacama y Coquimbo quedó como una semilla”.



“EL COSMOPOLITA
La Serena, abril de 1859
Reproducimos la proclama que el General dirigió a la división libertadora del Norte.


Soldados:
El grito de guerra ha vuelto a resonar entre nosotros. El enemigo golpea tenaz a nuestras puertas, y el ruido del combate vuelve otra vez a despertar a los valientes.

Rabioso el tirano por la vergonzosa derrota que le hicisteis sufrir el día 14 ha sentido humillarse su orgullo. Débil e imponente, pero cediendo al vértigo de su insano despecho, se ha creído poderoso, y lanza sobre nosotros las viles hordas que aún sostienen su poderío.

No temáis!... Así como en derredor del Sol se apuñan las nubes en un día de borrasca, así se acumulan hoy los infortunios en torno del déspota. Pronto recibirá su castigo, y la historia inmortalizará vuestras hazañas en sus brillantes páginas.

La Justicia, la Libertad, los Derechos del ciudadano, son la causa que habéis jurado sostener. Es llegada ya la hora de que cumpláis vuestro juramento. Con mano firme y segura empuñad pues el acero y disponeos al combate.

Soldados: mirad hacia delante de vosotros y veréis una multitud de pueblos que os piden justicia y libertad. Tornad la vista sobre vuestros pasos, veréis también a multitud de pueblos que han confiado su protección en vuestros brazos y que también os piden libertad. ¿Habrá algo entre vosotros que no quiera hallarse en el campo de honor? No, ninguno!! Marchad, pues; pero tened entendido que la nación os observa para bendecir a los valientes o para lanzar su indignación y su desprecio contra los cobardes! Nada hay que detenga el paso de los libres; porque a su presencia huirán despavoridas las huestes del tirano.
Vuestro General y amigo.

Pedro L. Gallo”









Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

10/05/2018 12:12
HOMENAJE A JUAN LUIS SOTOMAYOR (12/2009) https://youtu.be/.
..

18/05/2015 12:32
TITÍN MOLINA se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 16:24
TALLER TAUCÁN: SARAKE http://www.dailym.
..rake_music

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.03 segundos 2,799,123 Visitas únicas